A jugar. Fase estática III

¡A jugar!

Proponerle a vuestro bebé la posición sobre el vientre desde las primeras semanas de vida, un instante corto, por ejemplo en el momento del cambio de pañal. Hacedle pasar sobre el lado y mecedlo para que se relaje. Después hacedle rodar sobre su vientre.

Para familiarizarse con la posición sobre el vientre, colocadle en esta posición en diferentes situaciones: en vuestro brazo, en vuestro pecho, cuando estéis acostados sobre vuestra espalda en la alfombra o la cama o sobre vuestras rodillas.

Podéis ayudar también a vuestro pequeño a descubrir estar sobre el vientre progresivamente, a través de pequeños ejercicios cotidianos, que se adaptaran a mesura de su evolución. Hacedlos cuanto antes (desde los 2 meses) aunque sea un poco reticente, jugareis con ventaja sabiendo que las etapas siguientes dependen de la destreza sobre el vientre. Repetidlo varias veces en el día, durante muy poco tiempo para no cansarlo: más vale 5 veces un minuto que 5 minutos seguidos.

Instalaros cerca de él, en su alfombra.

  1. Primero, hacedle rodar sobre el vientre, dejadle algunos segundos en posición, después ayudarle a volver sobre su espalda. Veréis que cada vez aguantará más tiempo
  2. Cuando lo sintáis, podréis pasar a hacer juegos motores.
  3. Para ayudarle a enderezar la cabeza y a tomar apoyo sobre sus antebrazos
    • Ponedlo a vuestro lado o delante de vosotros.
    • Atraer su mirada una vez hacia la derecha y otra hacia la izquierda para que gire la cabeza.
    • Proponedle un juguete para que lo mire, mientras se desplaza o mantiene sus brazos hacia delante. Tomará más tiempo si se trata de un sonajero.
    • Ponedle los brazos a lo largo del cuerpo y un objeto delante suyo para que lo venga a buscar: debe elevar sus brazos fácilmente, doblando los codos y desplazando las dos manos a través de la alfombra. Ayudadle a liberar un brazo apoyando ligeramente sobre su cadera – trasero opuesto, provocando a continuación el apoyo sobre el codo para que la otra mano se instale al lado.
    • Colocad vuestras manos detrás de sus codos para que estos queden en buena posición.
    • Para relajarse (observad que este bien apoyado sobre sus antebrazos):
      • Poned vuestra mano sobre su trasero y realizar suavemente un balanceo para que apoye bien su vientre. Acariciarlo, asegurarlo y mimarlo.
      • Si sus pies no tocan el suelo, ponerle la mano para mantener el contacto con la alfombra.
      • Practicar flexiones y extensiones de caderas y rodillas deslizandolas por la alfombra, envolverlas bien con vuestras manos, sin forzar, intentar acompañarle. Así imitáis el movimiento del arrastre y ayudáis al bebé a relajar sus piernas.
      • Doblad sus rodillas, una y después la otra llevando el pie hacia el trasero.
    • Ayudadle a poner la cabeza sobre la alfombra y a mantenerla relajada.

La mayor parte del tiempo, vuestro bebé conseguirá instalarse sobre el vientre, a partir de estirado boca arriba, y cuando sepa hacerlo, se girará espontáneamente de espalda a sobre el vientre y jugará con alegría (es muy raro que pueda hacerlo antes de los 5 meses). Esta es la razón por la cual es importante ponerlo estirado en un superficie horizontal, con el fin de darle la posibilidad de ejercitar el giro sobre el costado y después sobre el vientre.

Qué sería conveniente…

– Intentar no poner a vuestro bebé directamente sobre el vientre, hacerlo, en la mesura de lo posible, a partir de estirado sobre su espalda.

– Intentar no ponerlo de nuevo sobre la espalda al primer llanto, quedaros cerca de él, intentad darle seguridad y entretenerlo.

– Intentar no dejarlo solo mientras no sepa llegar solo a esa posición o si es incómoda para él (las manos hacia detrás, por ejemplo). Sin embargo, si esta bien, puede aguantar un poco, pero debe poder descansar colocando su mejilla en la alfombra, entre sus dos manos, si está cansado.

– No os desaniméis si vuestro pequeño no le gusta estar sobre el vientre: con un poco de paciencia y perseverancia, le permitiréis apreciarlo. Cuanto antes lo descubra, antes le será fácil aceptarlo.

– No os preocupéis: lo que no hay que hacer, es dejar a vuestro bebé durmiendo sobre el vientre. Mientras este despierto, no hay ningún riesgo de dejarle sobre la alfombra en esta posición, si él está bien.

Practica estos juegos con tu hijo y si tienes alguna pregunta no dudes en ponerte en contacto conmigo info@maririco.com

! Salud y amor !

Mari Rico